Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información
Página 19 de 19 PrimerPrimer ... 9171819
Resultados 181 al 189 de 189

Tema: Cosas de antaño para leer hoy

  1. #181
    Muchas gracias por estas anécdotas D. Manuel. En este sentido me hacen tener recuerdos de mi abuelo, de mi tío abuelo, mi tío y mi padre (somos alguno más en el Cuerpo en la actualidad). De nuevo muchas gracias por su dedicación.

  2. #182
    Hoy acabo de ver una noticia: Inmigrantes rescatados por el Rio Segura de la Guardia Civil a su llegada a Italia aplaudían al paebellón español que ondeaba en dicho buque, podeías mirar la noticia donde queraís, pero yo quiero recordar hoy como nace el Servicio Marítimo de la Guardia Civil. pero brevemente.
    Nos remontamos 1968 cuando el litoral español estaba plagado de Puestos de Primera Línea de Costa situados de uno a otro como a 4 o 5 kilómetros y cada uno con una plantilla exigua que permitiese que un Guardia (solo) vigilase el tramo de costa durante el día desde amanecido hasta el ocaso en que era relevado por las parejas de nocturno que cubrían normalmente dos postas desde anochecido hasta el alba, todo ello sin más itinerario que recorrer playa arriba y abajo por la lengua del agua para evitar alijos de contrabando o vigilar nuestras fronteras.
    Aquello era inaguantable y carísimo, se llevaba un gran porcentaje de la plantilla de la Guardia Civil, así que en 1968 se procede a la famosa reforma de reunificar Puestos, permitiendo que los guardias en lugar de hacer el servicio a pie lo hagan en ciclomotores pagados de su propio sueldo y el Cuerpo corriese a cargo solo del carburante consumido, esto permitía que una misma pareja hiciera doble itinerario y en los meses de invierno que las noches son más largas, en algunos Puestos (no en todos) se pudiera partir la noche con la aportación de nuevas parejas, quiero decir que si en un tramo de costa de 20 kms. habían cuatro cuartelillos (muchos sin luz eléctrica ni agua potable) con la reforma se podían reducir a dos, pero claro el problema venía que cuando los guardias cambiaban de destino solían vender sus ciclomotores ya cascaditos de tanta costa a los nuevos ingresados. Por5 no extenderme la reforma fué un caos, Te encontrabas Puestos con 15 guardias 2 caqbos y un Sargento cuya única misión era eso: LA COSTA, y dos kilómetros tierra adentro, los de RURAL, que en caso de necesidad tenían que cubrir la COSTA y abondonar su demarcación (a mi me pasó).
    El personal, procuraba estar el tiempo mínimo posible en estos Puestos, incluso estaban exentos de cumplir los plazos de mínima permanencia para solicitar traslado a Puestos puramente rurales o prepararse para Tráfico, no habían más salidas, No se podía estar en un acuartelamiento de carencias con niños expuestos a las humedades de los inviernos a nivel de costa, alejados de los pueblos y era un sinvivir y un contínuo trasiego de personal, dándose muchas veces el caso que, a la salida de una propoción de nuevo ingreso había Puesto que en aquella hornada renovaba sino el 80 si el 50% de su plantilla. Yo por ejemplo siendo de otro Puesto me mandaron de refuerzo a uno de Costa y sin conocer nada de él ni de la Línea de vigilancia como era unos meses más verterano, era el Jefe de Pareja, mi compañero también de otro Puesto distinto al que prestabamos el servicio, como yo, de perdidos al rio. Con este preámbulo quiero contar un poco por encima como nace el Servicio Marítimo, que por lo acontecido hoy merece su tributo a los que lo vimos no nacer, sino engendrarse. Creo que vale la pena que lo conozcaís.

  3. #183
    General de Division Avatar de pastor
    Fecha de ingreso
    14 Apr, 09
    Ubicación
    ESPAÑA
    Mensajes
    11,703
    Me gustan las noches de verano y si me aprietan ustedes en la distancia que marcan los ordenadores, les confesare que a pesar de los rigores de esa estación que llegan a incrementarse de forma inexorable si estás en cualquier rotonda de cualquier carretera con el calor desprendido por ese asfalto derivado del petróleo que tanto te calienta en invierno en su forma líquida, como en verano en su estado asfáltico a través de estos zapatos que llaman técnicos y que cortan la respiración de los pies de forma inmesicorde, les digo que me gusta el verano.
    La noche era clara, si clara. La luna se alzaba en el horizonte majestuosa invitando a contemplarla sin prisa alguna mientras las manchas de sus cráteres se divisaban en la distancia y a pesar de la misma, casi la podíamos tocar con nuestras manos.
    El servicio en aquellas fechas distaba en hacerlo como hoy se viene realizando, es decir, tocábamos tanto campo como carretera y en ese puesto, más lo primero que lo segundo toda vez que su gran demarcación discurre entre las estribaciones de los Montes de Toledo y que desde allí, como cuerda estirada entre dos puntos, se alejan con dirección a Extremadura dejando entre sus más que decentes alturas, íntimos valles en los que retozan entre sus encinares y bosques de nefastos pinos ciervos, jabalíes y otras especies animales entre las que hay según versiones distintas algunos linces, que de las primeras especies doy fe que existen y de la segunda por desgracia, nunca llegué a ver ningún ejemplar.
    La finca que tocaba visitar está pasando ya la línea divisoria de las dos comandancias, pero al fin y al cabo perteneciente a nuestra demarcación policial, y ya de madrugada nos dirigimos hacer apostadero ya que el dueño de la misma había colocado una barrera a la entrada del camino igual a la que podemos encontrar a la salida de cualquier garaje de pago, barra horizontal sujeta a uno de los postes con un candado.
    Nos sorprendió bastante al llegar que el palitroque estuviese alzado, por lo que conociendo al titular, señor feudal de aquellos lares y sus contornos llegamos a la conclusión que estuviese realizando trabajo en la misma y por supuesto terminamos la misma en que estos no serían labores agrícolas los que se hallase realizando.
    Al llegar a la casa del pastor observamos las luces de un coche en la cuerda divisoria de esta finca con la vecina, con lo que avispados los dos guardias civiles nos propusimos hacerle una espera en una vaguada del único camino que tenía el turismo para llegar a la casa, porque forma de esconder el cuatro latas no era harto difícil a pequeño que fuese el susodicho badén.
    Una hora y media después llegó el todo terreno al lugar y ante la informal vista del todo terreno de la Guardia Civil, agachado, agazapado y camuflándose con el terreno, optó por dar dos bandazos que podían haber asustado al más valiente.
    D. Filomeno de mi pesar que así le llamaré de ahora en adelante, tras frenar de forma brusca se bajó de su patrol y de forma digamos algo altiva nos dio las buenas noches, y nosotros cortésmente se las devolvimos y, no tardó mucho el caimán por aquel entonces en el puesto y que no lo era por edad, ni por no saber hacer su trabajo si no por otras cosas que hoy no vienen a cuento, le preguntó de forma calmada, educada, con aquella voz glutural fiel al más digno pastor de los que hubo en tiempos en las majadas de la parte de Ciudad Real, por el lugar de donde venía así como el motivo.
    - Pues vengo de realizar una espera de mi finca que es en la que ustedes están ahora mismo, y yo, aunque principiante en esas lides en las que te ves inmerso en esta profesión, auguré que la noche iba a ser movida con aquel ejemplar entre macho ibérico con cojones y señor feudal donde los haya.
    - Y perdone usté que se lo pregunte ¿tiene el permiso de aguardo para hacer la espera?, preguntó el compañero siempre fiel a los lemas que marca la cartilla del servicio, pero . . ..
    - Esta es mi finca y hago lo que me sale de los cojones en ella. Ni tengo permiso ni lo voy a solicitar ¡faltaría más que no pudiese hacer en mi finca lo que me saliese de los . . . . huevos!, y dicho estas últimas palabras el susodicho señor feudal ya se desmelenó del todo, sobre todo cuando el compañero le hizo la observación siguiente.
    - Pues queda usté denunciado, y eso que hace usté lo que sale de allí ya lo veremos.
    El señor cambiando el color de la cara a la luz de aquella majestuosa luna, empieza a da con un puño golpes en el capó del cuatro latas y nos dice.
    -Tengo dinero para enterrarles a los dos con el en una habitación, no te jode y a mi no me amenacen que saben con quién se la juegan . . . . y así durante no se por cuantos minutos que debieron ser muchos por verle yo salir sus babosidades por la boca del disgusto que tenía, y cuando ya desfallecía por faltarle el aire, le digo o pregunto yo
    - ¿Ha terminado usted ya de contarnos su vida?, y cuando se disponía hablar le corto y sigo diciéndole . . . no solo va a quedar denunciado a la ley de caza, sino que lo va a ser al delegado del gobierno para empezar y veremos como continua comportándose, porque le digo una cosa, tendrá mucho dinero y una gran finca, pero educación ninguna y no vuelva a tocar el coche oficial que le voy a poner los grilletes y tal vez cogidos a la vez en sus manos y en la parte donde le cuelgan eso de lo que usted piensa que va sobrado, y así se hizo . . . pero esta historia no acaba aquí, ni aquella noche de alegre verano . . . que ya les contaré lo que sucedió un año después en el mismo sitio.
    Prefiero molestar con la verdad que complacer con adulaciones. Séneca.

  4. #184
    General de Division Avatar de pastor
    Fecha de ingreso
    14 Apr, 09
    Ubicación
    ESPAÑA
    Mensajes
    11,703
    Son tantas las anécdotas que a lo largo de los años se van acumulando que incluso llegan a obturar el cerebro. Largas noches de servicio en la calle, fríos, calurosos, pero no por ello los servicios de puertas u oficinas no dejan huella en cualquiera de nosotros, ¿quién a la hora de instruir unas diligencias no ha llegado a la conclusión que te quieren meter un gol por toda la escuadra?.
    Había terminado la redacción en sigo una denuncia a la antigua Ley 1/92, por la tenencia en la vía pública de un porrete de la misma sustancia que ahora algunos colectivos quieren legalizar dentro del marco medicinal, cuando entra un súbdito rumano y me dice que quiere poner una denuncia a una farmacia de la localidad, le digo que se siente y me cuente lo sucedido.
    - Mire usted, señor. El otro día mi mujer estuvo en la farmacia de . . . a comprar unas medicinas y compró también unos caramelos de fresa para mi hijo pequeño, pero se los vendieron caducados y a eso no hay derecho.
    Dicho esto saca de uno de sus bolsillos del pantalón un envoltorio donde supuestamente iban los caramelos, observando por el color del mismo a primera vista que no se correspondía con el sabor que esta persona me decía, por lo que le pido que me lo deje y efectivamente, leo que el contenido del paquete de papel correspondía a caramelos con sabor a menta.
    - ¿Este es el envoltorio que le vendieron a su mujer en la farmacia?- le pregunto.
    - Si señor ese es.
    - ¿ Está usted seguro que es el mismo y no otro que puedan haber perdido?
    - - No señor, es este.
    Pues nada. Abro el módulo de denuncias y empiezo a recoger las diligencias volviendo a reincidir en las preguntas que y le había hecho después de generalizar el motivo de la denuncia, añadiendo otras encaminadas a ver si el niño se había puesto enfermo y había sido atendido en algún hospital o centro médico, dando como respuesta el denunciante que no, que el niño estaba perfectamente aunque se había comido los caramelos.
    De nuevo cojo el envoltorio y le pregunto si está de acuerdo o sigue afirmando que es el que le vendieron en la farmacia, contestando que sí, transcribiendo en las diligencias la marca de los caramelos, el color, el sabor, la numeración del código de barras y hasta la fecha de compra de los caramelos si se acordaba –que fue que si- , sacando tres copias del mismo envoltorio para adjuntar a las diligencias.
    Tras la redacción de las presentes se las doy a leer preguntando si entiende bien el español escrito, contestando que si, que no tiene problema y que lleva muchos años en España firmando a continuación después de haber leído su denuncia, le entrego el anterior recibo de la denuncia formulada y se marcha más contento que unas castañuelas.
    No hubo ningún problema en llamar a la farmacéutica titular de la farmacia para tomarla declaración y hay que imaginarse la cara que le quedó cuando le explique el motivo de la denuncia.
    -Mire usted. Es imposible que se pueda vender un producto caducado porque al pasar el código de barras para cobrar si está caducado la caja registradora da el aviso (cosas de las nuevas tecnologías), con lo que creo que ese señor está mintiendo.
    Empiezo con las preguntas y le formulo la siguiente
    -¿Guardan copia de las ventas en la farmacia que se realizan diariamente?
    - Si. Y si quiere podemos buscar la venta de ese señor.
    Le digo la fecha de compra por si le sirve e inmediatamente llama por teléfono a la farmacia para que busquen las ventas de ese día y efectivamente, una compra de caramelos entre otras cosas pero con sabor a menta y no fresa.
    Transcurridos unos meses se persona el súbdito rumano de nuevo al cuartel coincidiendo de nuevo conmigo en la puerta y de forma cojonil empieza a recriminarme que es lo que puse en la denuncia que el juzgado le ha sacado una multa encima.
    -Pues lo que usted me contó, y encima le pregunté si entendía el español y me dijo que si no obstante voy a buscar las diligencias y de nuevo las lee, cosa que así hizo ¿ es esto lo que usted me contó? – contestando que sí, pues es lo que se mandó al juzgado caballero y no me siga tocando los bemoles que le voy a tener que denunciar yo . . . cosa que tuve que hacer ante los improperios del señor . . . esta vez al delegado del gobierno.
    Prefiero molestar con la verdad que complacer con adulaciones. Séneca.

  5. #185
    Cita Iniciado por manuel rodriguez lopez Ver mensaje
    Lo prometido es deuda, sigo con nuestra estancia en el Puesto de Villa de Arico, dedicada principalmente a las mujeres de los guardias civiles allí destinados y a sus hijos.
    Empiezo por las primeras, la mujer del Cabo era asturiana y cualquier ocasión que tenía de reunión nos cantaba jotas que daba gloria oírla, que pena que ahora no me acuerde de su nombre, después estaba Pilar la mujer de Gregorio, Paquita, mi madre, Pilar la mujer de Juan Enríquez. Todas ellas para poder lavar la ropa y no gastar el agua del aljibe que llenábamos a mano subían a hacer la colada al terrado del Cuartel a unas pilas de piedra que allí habían, en lugar de hacerlo en el pabellón.
    Había un pequeño problema a la hora del desayuno y es que en las tiendas no vendían leche, así que el que no tenía vaca o cabra en casa tenía que buscarla fuera, yo que era muy espabilado ayudaba en las labores de una vaquería, con lo cual a las 7 de la mañana ya estaba en la cuadra a la hora del ordeño para llevar mi lechera a casa recién ordeñada, mi madre la cocía enseguida y soltaba medio dedo de nata que untabas en el pan con azucar y estaba de maravilla, así que cada cual se procuraba su leche en aquellas casas que tenían vaca. No era rara la vez que te decían que la vaca estaba ya apurada y te tocaba ir buscando nueva provisión aquí o allá donde te enterases que una vaca iba a parir para apuntarte a la ración diaria de leche para la familia, teniendo en cuenta que en cada casa habíamos por término medio cinco personas entre padres e hijos.
    La Carnicería: había solo una en el pueblo llamada la del "Grillo" que era un Policía Municipal mas conocido por "ochomachos" pues tenía ocho hijos, todos varones. Mataba solo una vea por semana, cabra o cerdo,según encontrase quien le vendiera algún animal de esta especie, que no era fácil, puesto que los tenían para su uso u consumo. Cuando conseguia la pieza mandaba a sus hijos a vocifear por el pueblo a ver quién quería carne y normal todos los ue podían se apuntaban a un cuarto, él te daba igual pierna que cuello, un cuarto y punto. Solo mataba res (vacuno) para las fiestas del pueblo en San Juan.
    Ahora SI: EL SUMINISTRO del Cuartelillo: creo recordar. En el pueblo teníamos claro lo de la leche y carne un día por semana, habían "Muchos tipos de ventas" que te vendían de todo lo que tuvieran, alpargatas, cabezadas de caballeerías, cuerdas, algo de sal, nada de queso.
    Pues bueno el suministro de alubias, garbanzaos, arroz, etc, pienso para las gallinas y los conejos, nos lo hacían una vez al mes, previo pedido de cada uno de los guardias con su lista y que creo que el Comandante de Puesto daba curso, no venía del economato de la Comandancia porque el camión que lo traía no era del Cuerpo, al parecer era un almacén que iba suministrando a todos los cuartelillos de la Isla de Tenerife una vez al mes. Iba muy distribuido a cada guardia su cajón de madera con todo lo que había pedido.
    Los niños y niñas del Cuartelillo lo esperabamos como agua de mayo a la entrada del pueblo, por lo menos yo, y lo veía aparecer a más de un kilómetro y me apresuraba a ayudar a mi padre a recoger su cajón con provisiones para un mes, porque sabía que en ese pedido que él había mandado un mes anterior venía como no "UNA TABLETA DE CHOCOLETE" y una pastilla de MANTEQUILLA, ya sabía que por lo menos unos días mi merienda no se limitaba a pan con aciete y sal o con azúcar. El embutido no lo vimos ni en pintura salvo unas morcillas de cebolla que hizo mi madre con un pozal de sangre de cerdo que mató el grillo.
    No recuerdo haber pasado hambre ni quedarme sin cenar ningún día pues con cuatro berzas y un par de huevos se arreglaba algo caliente para el cuerpo, pero como chocolate quizás durase la tableta en casa dos días (éramos cinco hermanos). hasta el mes que entra sin este manjar.
    Yo tenía una hermana enferma desde su nacimiento, todos los meses había que llevarla al médico a la Capital, ella no andaba apenas y yo tenía que llevarla a cuestas, pero para mi no era un sacrificio, por lo menos una vez al mes mi madre, mi hermana y yo, en un coche alquilado por mi padre para no ir en la guagua, ibamos a la ciudad. A mi me gustaba mucho aquel viaje sobre todo cuando pasaba por el Valle de Guimar, tan verde de plataneras y tan poblado de vaquerías importantes, porque empresas no había ni una.
    Los chicos éramos eso, chicos, algunos con 12 años ya fumaban. Y Cine solo los domingos por la tarde en un almacén de empaquetar tomates y patatas, en el que ponían unos tablones entre cajones como asientos y en el bar abrían una botella de naranjada y otra de limón y las vendían a cincuenta céntimos el vaso. El título de la pelicula lo sabiamos el mismos día pues los rollos venían el día anterior en la guagua de la tarde, así que te estabas esperando una de vaqueros y te salìa Pepe Isbert con su inmortal "CALABUIG". Antonio Yanes era el dueño del almacén y alcalde del pueblo, en el mismo almacén tenía un caballo llamado "chiquito", que yo lo montaba muy bien. Así que en el descanso me decía "Manolín saca el caballo", yo por medio del salón del cine salia con el caballo y lo llevaba al abrevadero a galope tendido y así volvía al cine mientras en la puerta todos hacían palmas a mis primicias de jinete.
    Llegó la hora del traslado al nuevo destino de mi padre, Allí quedaron aquellos barrancos, la vaca "Mariposa" que nos abastecía de leche, el caballo "Casiblanco" que también montaba, mi perro "Lucero" que me hizo compañía todos los días desde casa a la vaquería, a la escuela, a jugar, a por hierba para los conejos, a sentarse a mis pies cuando mi padre me ordenaba estudiar, Ahí están los recuerdos de un niño que vivió en una Casa Cuartel allá por 1962.
    He disfrutado mucho leyendo. Es increíble que tanto han cambiado las maneras y formas actualmente. Ahora parece que los chicos ya no son chicos, y nosotros a penas somos seres humanos.
    Última edición por Lorenzopotencial; 16/03/2017 a las 17:07 Razón: errata

  6. #186
    Muy buenas noches a todos; después de una corta ausencia de este magnifico foro, me reintegro a una de mis pasiones preferidas, nuestra historia, más que historia vicisitudes de una época reciente, pues aunque ya más cerca de los 70 que de los 60, permenecen en mi memoria , hechos, circunstancias, consecuencias de los avatares que en las décadas que nos precedieron dar lugaqr a estos renglones, que por cierto van a ser amplios y van a despertar a más de algunos la curiosidad de ¿el porqué? o ¿y como se aguntaba eso?.
    Me voy a referir muy someramente a cómo se impartía el régimen disciplinario en la Guardia Civil, al igual que en la Policía Armada en la década de los 70 y hasta bien entrados los 80.
    Empezaré por quienes tenían facultades de "imponer un correctivo a un Guardia Civil".
    - El cabo, en arresto preventivo.- Siempre que fuera el Comandante de Puesto
    - El Sargento Comandante de Puesto: podía imponer al Cabo o al Guardia hasta cuatro dias de arresto -sin perjuicio del servicio-, es decir el guardia salía de correrías de 22.00 a 06.00 del siguiente y continuaba en el acuertelamiento hasta su nuevo servicio.
    - El Teniente Jefe de Línea: hasta ocho días de arresto, sin perjuicio del Servicio y en iguales condiciones.
    - El Capitán de la Compañía: hast 14 días de arresto, sin perjuiciio del servicio y en las mismas condiciones.
    - El Primer Jefe de la Comandancia hasta DOS MESESde arresto a cumplir en calabozo de la Comandancia - CON PERJUICIO DEL SERVICIO- pero más adelante veremos la forma de cumplirlo.
    A partir de los DOS MESES y 1 dia, significaba la expulsión del Cuerpo, sin más trámites.
    VEREMOS AH0RA COMO SE PROCEDÍA:
    - Supongamos que a la Pareja formada por el Guardia Tomás, veterano con 2o0 años en el Cuerpo y el guardia PEPE , recién salido de la Academia o de Valdemoro, tras una larga correría a pie y nocturna en primera linea de playa, sin coche patrulla, sin radioteléfono, se les cayesen las cejas y quedasen adormilados unos minutos, si eran sorprendidos en esa circunstancia por algún mando, supongamos el Capitán. que ha salido en "vigilancia de los servicios",.inmediatamente providenciaba la papeleta de servicio "POR NO HABERSE APERCIBIDO DE LA PRESENCIA DEL SUPERIOR", porque si ponía que los había sorprendido "DORMIDOS", eso significaba "DELITO DE ABANDONO DEL SERVICIO" y la expulsión era inmediata, de tal forma que al Jefe de Pareja le metía catorce días sin perjuicio del servicio y al pobre polilla 8 y los galones de Cabo a los que asipiraba, volaban como por arte de magia.
    Sigo: para imponer este correctivo, normalmente de aplicaba el 443 del Código de Juticia Militar "INEXACTITUD EN EL CUMPLIMIENTO DE LAS OBLIGACIONES DE LOS CUERPOS" o algo muy parecido.
    El Oficial confeccionaba un simple escrito llamado "PARTE PRODUCTOR DE UN CORRECTIVO" y en triplicado ejemplar lo remitía al Jefe de la Comandancia, sin que el sancionado hiciera constar nada en él de su puño y letra, simplemente se ponía una coletilla que decía más o menos "oído el referido guardia manifiesta en su descargo que......", descargos que no tienen que ser tenidos en consideración. y terminaba el parte más o menos diciendo que considera SUFICIENTE el correctivo impuesto. pues si lo consideraba INSUFICIENTE, el mando inmediato se veía en la obligación de elevarlo hasta el tiempo que estaba habilitado para él.
    - Bueno, hablemos de recursos. NADIE SABIE LO QUE ERA UN RECURSO, lo primero es que no te daban copia del parte de correctivo, que quedaba en tu ficha personal, del Puesto, Línea, Compañia y Comandancia, y lo segundo que en ninguna parte de este escrito se añadía la coletilla de "CONTRA ESTA RESOLUCIÓN EL INTERESADO PODRA INTERPONER RECURSO DE TAL O CUAL.....
    - Considero este tema digno de estar en el post de "COSAS DE ANTAÑO PARA LEER HOGAÑO", porque estos partes incomprensibles en la actualidad se daba con muchísima frecuencia en la Guardia Civil, y precisamente en aquellas Unidades cuyo servicio era más penoso, porque se trataba de pequeños Puestos muchos de ellos en aldeas y otros en lugares inhospitos en la proximidad del mar donde muchos cuartelillos no tenían ni luz eléctrica.
    Añado que pienso seguir con este lacerante episodio todo lo que dé de mí, y procuraré traer a mi memoria algunos casos verdaderante lacerantes, más aún cuando era innecesario ese régimen pretoriano, pues la delincuencia era muy baja, las drogas desconocidas, la inmigración no existía y los grupos terroristas, se lo estaban pensando. Buenas noches, y disculpad por lo extenso.

  7. #187
    Repasada mi intervención de ayer, veo que como preámbulo podia valer, pero había casos y casos, si el 443 del Código de Justicia Militar, se podía aplicar de forma muy extensa, habían otros conceptos muy dignos de mencionar aunque no recuerde el artículo que lo recogía, pero si el concepto ACTOS CONTRARIOS A LA DIGNIDAD MILITAR. Éste merece un tratamiento especial y era muy aplicable a los guardias civiles que mantenían relaciones amorosas conocidas con mujeres que no fuera la propia (amante, querida, ligue, etc) y que llegaba a conocimientos del mando, su castigo siempre era un correctivo de hasta DOS MES a sufrir en los calabozos de la Comandancia, lo cual quiero decir, que impuesto el arresto el arrestado por sus propios medios se trasladaba a la Cabecera de la Comandancia,donde se le facilitaba un CALABOZO, de los mismos que se usaban para los detenidos, aunque los compañeros le proporcianabamos utiles de limpieza, colchoneta y efectos para que pudiera estar lo más cómodo posible. Tampoco le cerrabamos la puerta con cerrojo pues teníamos la plena confianza de que nuestro compañero no iba a darse a la fuga y compartiamos con él nuestros mejores momentos de asueto y confraternización. El arrestado salía una hora al patio de paseo acompañado por un miembro de la Guardia de Prevención, vamos que visto el sistema penitenciario actual, comparado con aquello, esto no tiene parangón.
    -EMBRIAGARSE NO ESTANDO DE SERVICIO, TAMBIÉN MUY GRAVE, gravisimo si lo era de servicio, ahí podriamos hablar de casi DELITO.
    Vamos a saltar unos renglones para hablar un poco del ARRESTO EN CASTILLO. Éste se producía, sobre todo a Jefes, Oficiales y Suboficiales, cuando el arresto era de DOS MESES -por un quítame allá esas pajas- por ejemplo un discusión o bronca que se saldaba con INSULTO AL SUPERIOR, con lo cual hacías la maleta, y normalmente te mandaban al CASTILLO que era un edificio militar pequeño, pero que no valía para albergar una guarnición.Normalmente estaba atendido por un Destacamento de soldados de la mili, y claro el comportamiento con los allí arrestados era excelente, pues normalmente era de la escala de Jefe, Oficial, Suboficial. Creo que no conocí a ningun Guardia que fuera a un Castillo, normalmente eran expulsados.
    Y hoy por último quiero hablaros de los PUESTOS DE CASTIGO, si, PUESTOS DE CASTIGO, es ingrato recordarlo, pero existían, y es que en algunos correctivos llevaban implicito que el sancionado fuera traslado de puesto (relaciones amorosas consentidas y conocidas, se ponía amorosas, no sexuales), para alejar al sancionado de la demarcación donde se projuderon los hechos.
    EL PUESTO DE CASTIGO, era normalmente esos de primera linea de playa, cuarteles aislados donde muchas veces hubieron guardias que se compraban un burro para ir a por provisiones al poblado más cercano, era raro encontrar algún guardia casado y con hijos, pero hubieron casos en que si los habían.
    Normalmente, cuando un componene del Cuerpo acumulaba más de tres faltas leves, arrestos de hasta UN MES, a la siguiente se le proponía para la expulsión, y está se materializaba,sin que en la Orden del Boletín se consignase, que contra esta resolución cabe recurso de...
    Ese régimen disciplinario nunca benefició a la Institución, todo lo contrario, la perjudicó muy mucho, la razón es muy sencilla, los guardias que estaban o de puertas o de correrías, la mala leche que acumulaban por las injjusticias que sufrían de mandos muy cabreados, las pagqaban con los pobrecitos demarcanos, gente humilde, de menos letras que los guardias, y así se cerraba la espiral, temor (norespeto) al mando, temor -no respeto- al guardia.
    - Otro tipo de sanción que llegué a conocer y que era para evitar el correctivo y escribir, era darle al infractor la oportunidad de -IRSE A OTRO PUESTO- "VOLUNTARIO", para lo cual se le presentaban las correspondientes papeletas para que las firmase, una vez enterado donde habían vacantes y no peticiones, se rellenaba la papeleta con los destinos y como el destino se adjudicaba dentro de la misma Comandancia, en uno o dos meses, "este que me molesta, me lo quito de enmedio", creo que se me entiende.
    De nuevo pido disculpas por lo extenso de estas intervenciones, pero creo sinceramene que no estoy ofendiendo a nadie y menos a la Institución a la que tanto quiero y respeto, pero no por ello debía de compartir unos sistemas que en nada beneficieron al Cuerpo de la Guardia Civil.
    Espero contar algún caso concreto que yo recuerde por supuesto sin mencionar los nombres de los afectados, si es que el tema merece la atención de los contertulios.

  8. #188
    Buenos y jarreados días D. Manuel.

    Me ha pedido usted que exponga mi opinión personal sobre el tema que está usted relatando, y en atención al respeto que me merece voy a intentar hacerlo lo más honradamente que me sea posible.

    En primer lugar, creo que hay que ser bastante cerrado de entendederas para considerar que el relatar algunas circunstancias pasadas dentro del Cuerpo suponen algún tipo de inquina o de segundas intenciones. Todas las instituciones del tipo que sean tienen sus luces y sus sombras, y más aun cuando esa Institución está dedicada a hacer respetar las leyes vigentes sin tener que tener en cuenta si los legisladores han sido justos en su promulgación. También es muy difícil, por no decir imposible, hacer coincidir voluntades en un colectivo tan grande y menos aun en una nación como es España en la que todos pensamos que somos nosotros quienes llevamos la razón y el malo y confundido es el vecino. Somos individualistas y reacios a la disciplina por genética, y eso queda reflejado hasta en los más mínimos detalles de nuestros actos.

    Siempre he pensado que los hechos y las acciones de los hombres hay que juzgarlos desde la perspectiva histórica y social del momento en que se producen; nunca seremos objetivos si lo hacemos desde perspectivas actuales. Por desgracia eso no se suele dar y consecuentemente distorsiona los hechos; y más aun en estos días en que la sociedad es totalmente distinta a la de esos años pasados en que la semilla del odio, las penurias, los revanchismos, y la maldad intrínseca en el ser humano quedaban amparadas por las circunstancias sociales del momento.

    Personalmente pienso que las cosas no deberían ser tan radicales y en muchas ocasiones irracionales como antes, ni tan subrealistas y absurdas como ahora. Creo que la balanza ha caído de un lado a otro, y tan malo era lo anterior en muchas cosas como lo es ahora en otras. No hemos sido capaces, en general, de encontrar el equilibrio de la balanza.

    Cualquier colectivo humano, y mucho más si es de entidad militar, debe ser regido por unas normas colectivas en las que aparezcan premios y castigos. Algunos, muchos, pensarán que no es necesario y que cada cual ya sabe cuáles son sus obligaciones y cómo afrontarlas; pero pienso que ese pensamiento deriva de una premisa falsa: todos somos racionalmente responsables e iguales en nuestro comportamiento. Y eso es falso. Cada persona es un mundo capaz de entender y afrontar las circunstancias de modo distinto. Por eso es necesario una serie de normas que sirvan de guía global e imprescindible su más estricto cumplimiento (luego se pueden emplear ciertos matices que no comprometan el objetivo final)

    Por ejemplo, hay veces que una sola mirada, o incluso una sonrisa paternal, sirven por sí mismas para corregir acciones equivocadas o negativas en personal subordinado; pero por desgracia no tienen el mismo efecto en otras ocasiones, ocasiones en que esa misma mirada o esa sonrisa es interpretada como soberbia, humillación o abuso de autoridad. Aquí entra en juego la condición humana.

    Lo que sí que tengo claro es que es mucho más difícil mandar que recibir órdenes; y lo digo desde la perspectiva de haber sido sujeto paciente y posteriormente “el malo de la película”. Solo hay una manera de exigir, y es exigirse en primer lugar a uno mismo. Si quiero que los míos cumplan, el primero que tiene que cumplir soy yo, y si quiero que los míos hagan esto o aquello, el primero que tiene que demostrar que se puede hacer soy yo haciéndolo. Eso es lo único susceptible de dar crédito y respeto a quien tiene responsabilidades sobre otras personas. Simplemente ser honrado con los demás y con uno mismo; o cómo mínimo intentarlo.

    El problema de las normas y la disciplina viene incuestionablemente con el paso de los años. Cualquiera de nosotros se habrá dado cuenta que no se juzgan las cosas de igual manera cuando se tienen 20 añitos, que cuando se tienen 40, y menos aun cuando uno ya es abuelo. Son problemas generacionales y de cambios sociales. Problemas que no son negativos por sí mismos, ya que en realidad son el motor que mueve el mundo. Podríamos analizarlo desde un punto de vista científico o filosófico, y decir que la mentalidad de los seres humanos se conforma en una determinada etapa vital, y a partir de esa etapa quedamos marcados y anclados de distintas maneras en ese momento de recepción y asimilación; pero creo que sería ir demasiado lejos y terminaríamos liando la madeja.

    En definitiva. No tema usted por hipotéticos juicios negativos respecto a su intervención. Lo que nos hace libres es poder expresarnos honradamente. Críticas e interpretaciones subjetivas las tendrá usted y las tenemos todos incluso dentro del círculo de quienes más queremos. Somos humanos y llenos de imperfecciones.

    Si le ha servido a usted de algo este rollo, me alegraré. Si no ha sido así, le ruego sepa disculparme. La intención por mi parte, le aseguro que ha sido buena.

    Un saludo.

  9. #189
    ¡Si señor!, Arevacos: por lo menos Vd. ha tenido la atención de hacer una critica muy constructiva de este tema, espinoso en su tiempo, pero que algunas veces daba resultado, de ahí las sabias palabras del Duque de Ahumada de que, dado a la dispersión en que se hallaban sus individuos ninguna falta, ni aún la más leve era disimulable. Por tanto viendo que el tema no es para dejarlo en el cajón del olvido, les anticipo a todos los lectores de este hilo, contar algún hecho concreto que me llegue a la mamoria y que fué objeto de sanción y otros, que eran objeto de sanción y la cosa quedó en un "de momento rompa Vd. el parte", creo que algo me vendrá que será más que una crítica del sistema en el tiempo, una forma de conocer una forma de vivir en otro tiempo. Os aseguro que gustará.

Página 19 de 19 PrimerPrimer ... 9171819